Loading...

Información, datos y testimonios de calidad formativa para tu crecimiento

Da tu primer paso hacia nuevos conocimientos. Cursos 100% online para profesionales de la salud.

Trastornos hipertensivos en el embarazo: ¿Parto temprano planificado o manejo expectante?

¿Parto temprano planificado o manejo expectante? Un ensayo determinó cuál de esas opciones se asocia con menos morbilidad y mortalidad materna

Imagen del articulo

Los trastornos hipertensivos en el embarazo son contribuyentes significativos a la morbilidad y la mortalidad materna y perinatal. Al respecto, hay dos tratamientos definitivos: el parto temprano planificado o mantener el embarazo de forma expectante con monitorización estrecha materna y fetal. Hay efectos beneficiosos y riesgos asociados con ambos, de manera que es importante establecer la opción más segura.

Un ensayo publicado por la Cochrane Database of Systematic Reviews, en su primera edición de 2017, evaluó ambas opciones de tratamiento y asoció al parto temprano planificado con menos morbilidad y mortalidad materna en casos de pacientes que presentan trastornos hipertensivos en el embarazo después de las 34 semanas. La investigación la llevaron a cabo Catherine Cluver, Natalia Novikova, Corine M Koopmans y Helen M West.

Para ello, se realizó una serie de estudios en los que participaron cerca de dos mil mujeres de diferentes edades y semanas de gestación. Los resultados arrojaron que hubo un riesgo menor de mortalidad en las pacientes asignadas aleatoriamente al recibir parto temprano planificado, el cual se relacionó, además, con un riesgo menor de síndrome HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y recuento plaquetario bajo), y de insuficiencia renal grave.

Sin embargo, el parto temprano planificado también se asoció con niveles más altos de síndrome de dificultad respiratoria e ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). No hubo diferencias claras entre los grupos de mujeres a las que se les practicó una cesárea. Tampoco en la duración de la estadía hospitalaria de la madre después del parto, ni del recién nacido.

Los autores concluyeron, por tanto, que es menor la incidencia de morbilidad y mortalidad materna con parto temprano planificado en pacientes que presentan trastornos hipertensivos del embarazo después de las 34 semanas.

Aclararon, también, que si la paciente tuviera el parto de manera espontánea inmediatamente después de las 34 semanas, hay menos riesgo de complicaciones en la madre. No hay ninguna diferencia clara en la tasa general de complicaciones del recién nacido pero, al respecto, la información que arrojó el estudio fue limitada.

El ensayo destacó, al final, que estos resultados son aplicables a la práctica obstétrica general, pero que se necesitan estudios adicionales para considerar los diferentes tipos de trastornos hipertensivos de manera individual.

Investigaciones médicas citadas en el curso “Urgencias y emergencias en obstetricia y ginecología de Océano Medicina”, apuntan a que la edad gestacional en el momento de la aparición de la hipertensión arterial (preeclampsia), es altamente predictiva del riesgo de complicaciones. Las manifestaciones de la preeclampsia pueden desarrollarse de forma precoz, antes de las 34 semanas, o tardía, después de las 34 semanas, durante el parto o en el puerperio. La preeclampsia precoz se asocia a un riesgo 20 veces mayor de mortalidad materna.

Se estima que afecta entre un 1-2% de los embarazos, y es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad materna y neonatal. La incidencia de preeclampsia varía según las poblaciones estudiadas, entre un 3-14%, un 5-8% en Estados Unidos. El 75% de los casos son leves y el 25%, severos. Los casos de preeclampsia precoz son el 10% del total.

Para ampliar esta información, puede consultar por cupos disponibles para la inscripción de los cursos “Urgencias y emergencias en obstetricia y ginecología” o “Prematurez: respuestas concretas a preguntas frecuentes”, ambos disponibles en www.oceanomedicina.tech.ar.