Loading...

Información, datos y testimonios de calidad formativa para tu crecimiento

Da tu primer paso hacia nuevos conocimientos. Cursos 100% online para profesionales de la salud.

Marihuana medicinal

Los efectos medicinales y/o farmacológicos comprobados del cannabis son variados y diversos y dependen básicamente del contenido y tipo de cannabinoides presentes en la planta.

Equipo Océano Medicina

La planta del cannabis (cannabis sativa) es un vegetal perteneciente a la familia de las cannabaceae con propiedades medicinales y psicoactivas, proveniente del continente asiático y utilizada históricamente como medicamento, fuente de alimentación, hierba espiritual y como manufactura de productos. Los cannabinoides son componentes químicos producidos de manera natural por la propia planta, en los tricomas glandulares, siendo los encargados de sintetizar y acumular estos químicos. Las hojas y flores de las plantas de cannabis contienen al menos 489 compuestos distintos, distribuidos en 18 clases químicas diferentes, y albergan más de 70 fitocannabinoides diversos.

Al tiempo de la coexistencia de plantas de diferente sexo, el cannabis presenta tres subespecies o variedades principales, cada una con características morfológicas y psicoactivas diferentes como el cannabis sativa ssp. Sativa remite a la subespecie originaria de los continentes americano, asiático y africano, cuyo efecto psicoactivo es principalmente cerebral, energético y potente. THC > CBD; el cannabis sativa ssp. índica que remite a la subespecie originaria del sur del continente asiático y del sub-continente indio (países como Afganistán, Pakistán, India, Tíbet, y Nepal) y cuyo efecto psicoactivo es corporal, principalmente relajante, tanto mental como físico. Además, intensifica sensaciones como el gusto, el tacto y el sonido. THC < CBD y el cannabis sativa ssp. ruderalis que remite a la subespecie originaria de Rusia, con muy poco contenido de THC pero si alto en CBD, es cultivada para utilización manufacturera y para la extracción de CBD para el uso medicinal. EFECTOS MEDICINALES Y TERAPÉUTICOS

Los efectos medicinales y/o farmacológicos comprobados del cannabis son variados y diversos y dependen básicamente del contenido y tipo de cannabinoides presentes en la planta. De este modo, el uso de cannabis y por tanto la activación de sus respectivos receptores cannabinoides, dará como respuesta los siguientes efectos: sensación de euforia, relajación y sedación; alteraciones de la percepción temporal (sobreestimación del tiempo transcurrido y de la memoria reciente), actividad analgésica y antiinflamatoria; actividad orexígena (estimulante del apetito) y antiemética (reducción de náuseas y vómitos), acciones sobre el tono muscular y la coordinación motora (ataxia y/o debilidad muscular); disminución de la presión intraocular, hipotermia; acciones sobre el aparato respiratorio (broncodilatación), efectos cardiovasculares (hipotensión y taquicardia); efectos neuroendócrinos (disminución en la liberación de distintas hormonas sexuales, e incrementos en la liberación de hormonas relacionadas con la respuesta al estrés), efectos inmunomaduladores (inmunoestimulación a dosis bajas e inmunsosupresión a dosis altas) y efectos antiproliferativos (impide el crecimiento de algunos tumores).

Conforme a los cannabinoides utilizados en el área de Oncología para mitigar los efectos secundarios de los quimioterápicos, recientes investigaciones aceptan que el cannabis para uso en patologías oncológicas opera sobre 3 blancos de acción como eje esencial: en el tratamiento de las náuseas, en la falta de apetito y sobre el dolor. El trabajo menciona tres tipos de medicamentos que se encuentran en el mercado farmacéutico a base de cannabinoides: Nabilone (Cesamet®), Dronabinol (Marinol®) y Nabiximols (Sativex®).

El Nabilone es un cannabinoide sintético, molecularmente semejante al THC: antiemético con propiedades analgésicas. Aunque fue aprobado por la FDA de los Estados Unidos en el año 1985, recién en 2006 comenzó a utilizarse. Se recomienda para los casos de náuseas y vómitos en tratamiento con quimioterapia, que no responden a los fármacos utilizados frecuentemente. Sin embargo, la eficacia del Nabilone parece estar muy relacionada al tipo de agente quimioterápico utilizado en el tratamiento oncológico. Por otro lado, los efectos secundarios también son quimio-dependientes y en función de la co-medicación administrada.

Por su parte, el Dronabinol es el mejor estudiado para uso en náuseas secundarias a quimioterapia. El mecanismo con el cual se considera que opera es por inhibición del centro del vómito en el Sistema Nervioso. El principio activo es el isómero trans THC disuelto en aceite de sésamo en cápsula de gelatina. Fue aprobado por la FDA en diciembre del año 1992. A su vez, es utilizado en la anorexia; posee un efecto sostenido sobre el apetito de hasta 5 meses en pacientes con SIDA en dosis 2,5 a 20 mg/día. La dosis de 2,5 mg/día, aporta 10 veces menos que la concentración psicoactiva (5 ng/días). Presenta, además, efectos en el estado de ánimo. Sólo del 10 al 20 por ciento alcanza la circulación sistémica. El efecto psicoactivo dura de 4 a 6 horas. El uso crónico trae aparejado como efectos la taquicardia e irritación de conjuntivas. Y los siguientes efectos adversos: amnesia, cambios en el humor, espejismo, alucinaciones, depresión, ansiedad, y palpitaciones cardíacas, entre otros.

Finalmente, el Nabiximols es un extracto natural de la planta que contiene THC/CBD. Es administrado para el tratamiento del dolor además de antiemético. Las concentraciones de uso son 10 veces menores en THC respecto a la concentración considerada psicoactiva (5 ng por ml sangre). Aprobado en Canadá y parte de Europa para tratamiento de espasticidad en esclerosis múltiple, es también investigada en clínica de los Estados Unidos para tratamiento del dolor. El Nabiximols no presenta efecto psicoactivo como la marihuana fumada, por las muy bajas concentraciones en que es utilizado, por ello se estima no puede ser utilizado como narcótico.

Asimismo, en el caso de esclerosis múltiple (EM) o espasticidad es conveniente subrayar que la esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante, neurodegenerativa del sistema nervioso central. Se acepta que posee rasgos de una enfermedad autoinmune, aunque el mecanismo exacto se desconoce hasta la actualidad. A consecuencia de ello, las neuronas del cerebro pierden parcial o totalmente su capacidad de transmisión causando los síntomas típicos de adormecimiento, cosquilleo, espasmos, parálisis; fatiga y alteraciones en la vista.

Una investigación de Lakhan & Rowlands en el año 2009 revisó sistemáticamente seis estudios referidos a la dosificación y duración del tratamiento, las medidas objetivas y subjetivas de espasticidad, así como los informes de eventos adversos informados. Aunque hubo variaciones en los resultados presentados en estos estudios, se observó una tendencia a la reducción de la espasticidad en los pacientes tratados. Se informaron eventos adversos en cada estudio. Los extractos combinados de TCH y el CBD se consideraron generalmente bien tolerados, por lo que los autores encuentran evidencia de que la combinación de extractos de THC y CBD puede proporcionar un beneficio terapéutico en los síntomas de espasticidad en EM. Aunque algunas medidas objetivas de la espasticidad denotan tendencia a la mejora no hubo cambios que se consideren significativos en las evaluaciones posteriores al tratamiento. Sin embargo, la evaluación subjetiva de alivio de los síntomas muestra a menudo significativa mejoría después del tratamiento.

Por último, y conforme al tratamiento del glaucoma, en ocasiones, esta afección ocular en la cual el nervio óptico se va dañando con el paso del tiempo y reduciendo la visión lateral termina ocasionando la ceguera. Una causa del daño del nervio óptico producido por el glaucoma es una presión superior a la normal en el interior del ojo llamada presión intraocular (PIO). Investigaciones informadas por la American Academic of Ophthalmology del año 2014 indicaron que cuando se fuma marihuana o cuando se toma su ingrediente activo, ya sea en forma de píldora o mediante una inyección, en efecto baja el nivel de la PIO. Sin embargo, la PIO sólo disminuye por un breve período de tiempo (alrededor de tres o cuatro horas) siendo ello una importante desventaja en el uso de la marihuana como tratamiento para el glaucoma debido a que el glaucoma necesita estar controlado las 24 horas del día. El paciente tendría que fumar marihuana seis a ocho veces al día, todos los días, para mantener un nivel reducido de la PIO en forma constante. De todas formas, estudios recientes indican que la disminución del flujo de sangre al nervio óptico también puede causar daños en pacientes con glaucoma. La marihuana no sólo reduce la PIO, también disminuye la presión sanguínea en todo el cuerpo. Por ello, es posible que también reduzca el flujo de sangre que llega al nervio óptico, contrarrestando el beneficio de una PIO reducida.

ACEITE DE CANNABIS EN ARGENTINA

Con 221 votos a favor, en noviembre de 2016 la Cámara de Diputados de la República Argentina le dio media sanción a un proyecto de Ley que permite el uso del aceite de cannabis para tratamientos médicos, en enfermedades como la epilepsia refractaria, dolores crónicos y fibromialgias.

Desde el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) se explica que alrededor de un 30% de los pacientes con epilepsia no responden al tratamiento con fármacos y no son candidatos al tratamiento quirúrgico, situación que se asocia a severas consecuencias en la calidad de vida y a un aumento en la mortalidad. Por consiguiente, para este grupo de pacientes, en los últimos años se ha demostrado que el tratamiento basado en la planta de cannabis, en especial el cannabidiol, uno de los componentes con mayor presencia en la planta, es efectivo, bien tolerado y seguro. El cannabidiol (CBD) puede reducir la frecuencia de las crisis, presenta una buena tolerancia y no se describen efectos adversos serios. Por su parte, se sostiene que se utiliza como fitoterapia complementaria a los tratamientos médicos convencionales, logrando efectos positivos en patologías donde los fármacos convencionales solos no lograron las mejorías buscadas, bajo un escenario de nula o baja toxicidad.